El Anima de Pica Pica

 

Ánima de Pica Pica, consuelo de los enfermos, chóferes y enguayabados

Inspiración de copleros y amiga de chóferes trasnochados.

 

Personas que rezan en silencio frente a centenares  de velas encendidas en  la tumba que alberga  los restos de José Zambrano, a unos 17 kilómetros de Valle de La Pascua y aproximadamente 11 de Chaguaramas, donde en las paredes de la capilla hay colgadas miles de ofrendas, entre las que destacan,  placas, diplomas y  fotografías de gente de todas las edades, son una demostración de la fe en esta anima a quien nativos y visitantes veneran con fervor y  agradecen favores concedidos.

Este humilde lugar, es uno de los más visitados del estado Guárico, no sólo por quienes habitan en esta parte de Venezuela, sino por gente que por alguna razón tiene que viajar hacia los destinos a los cuales los conducen las carreteras de esta entidad. También son muchas las familias enteras, que se movilizan especialmente desde sus pueblos o ciudades, en cualquier rincón de la geografía venezolana, hasta el ánima milagrosa, con el único objetivo de pagar una promesa o pedir algún favor.

Historia de José Zambrano Anima de Pica Pica

José Zambrano fue un hombre Humilde que trabajo en el Correo, cuando los mensajeros se transportaban en mulas por los caminos reales para entregar sus encomiendas, en un viaje que realizaba junto a sus compañeros con ruta desde Zaraza (Edo. Guárico) a Villa de Cura (Edo. Aragua), casi llegando a la población de Chaguaramas en el antiguo Hato Monte Azul, José Zambrano se sintió muy enfermo (Se había contagiado de Fiebre amarilla) y le dijo a sus compañeros que siguieran la ruta, que el iba a sentarse a reposar para tratar de bajar la fiebre que sentía. Pasado el tiempo el Dueño del Hato Monte azul, un terrateniente de apellido Belisario cabalgaba por sus predios en busca de un ganado que se le encontraba perdido hacia ya algún tiempo, cuando de pronto se encontró con un señor mayor debajo de un árbol de Pica Pica el cual pensó se hallaba dormido porque no habían zamuros rondándolo y al lado del hombre se encontraba su fiel mula, la cual siempre lo acompaño, cuando el dueño del hato se acerco al hombre se dio cuenta que este había muerto, percatándose de esto el hombre arranco unas ramas de la mata de Pica Pica y rodeo al difunto con cuatro estacas cubriéndolo con ramas y hojas del árbol para taparlo y mientras estaba tapando al difunto le decía que si este lo ayudaba a encontrar el ganado que se le había perdido regresaría a darle cristiana sepultura y hacerle un rancho para que descansara en paz. Al poco tiempo el Dueño del hato recupero el ganado y regreso a donde había encontrado al hombre a cumplir con el pacto, sepulto al difunto y le hizo un rancho de bahareque. Se corrió la historia del hombre que murió debajo de la mata de pica pica que concedía favores y comenzaron a llamar a esté el Anima de Pica Pica y así cuando los viajeros pasaban, en burros, mulas y caballos por el camino real que se encontraba al lado del rancho donde reposaba el anima, le lanzaban una piedrita y le pedían que los protegieran en su travesía. Así fue creciendo la devoción de las personas por el Anima de Pica Pica que se acercaban a su tumba a pedirle favores y esté de forma milagrosa se los concedía. Por eso José Zambrano Anima de Pica Pica es referencia de devoción, milagros y fe en Venezuela.

About these ads

About superocker

Me gusta el rock, el cine y las chicas
This entry was posted in Animas and tagged . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s